Glándulas Suprarrenales

¿Qué son las glándulas suprarrenales?

 

Son dos glándulas localizadas encima de ambos riñones. La derecha es triangular y la izquierda es algo más alargada y aplanada. Cada una mide 5×2,5×0,5 cm y pesa entre 3-6 gr.

 

¿Para qué sirven?

 

Son glándulas que producen una amplia variedad de hormonas con múltiples efectos. Tanto desde el punto de vista embriológico como fisiológico, la glándula se divide en 2 partes.

 

Médula suprarrenal

Es la parte interna de la glándula. Produce adrenalina y noradrenalina. Los tumores que se originan en la médula se llaman feocromocitomas. Su manifestación clínica más importante es la hipertensión arterial.

 

Corteza suprarrenal

Es la parte externa de la glándula que, a su vez, presenta 3 zonas bien definidas.

 

  • Zona glomerulosa: Produce aldosterona. Se trata de una hormona que hace que el riñón retenga sodio y agua. Cuando las células de esta zona producen más aldosterona (ya sea por un crecimiento anómalo de las células o por un tumor generalmente benigno) se desarrolla una enfermedad que se conoce como el síndrome de Conn o hiperaldosteronismo primario. Esta enfermedad se caracteriza por la presencia de hipertensión arterial y niveles bajos de potasio en sangre.
  • Zona fasciculada: Produce cortisol. Esta hormona interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, las grasas y las proteinas. Un exceso de producción de cortisol, debido a un crecimiento anómalo de las células de esta zona o a un tumor, da origen al síndrome de Cushing en el que existen altos niveles de cortisol en sangre.
  • Zona reticular: Produce hormonas sexuales masculinas, también llamadas andrógenos (testosterona y androstendiona). Una producción excesiva de hormonas de esta zona produce síndromes adrenogenitales en los que existe un exceso de hormonas masculinas en la sangre. Estos síndromes pueden ser congénitos o adquiridos por la aparición de tumores virilizantes que producen en el hombre un crecimiento prematuro del pene y, en la mujer, un cuadro de virilización (desarrollo de barba y calvicie, voz gruesa, ausencia de regla, etc).

 

¿Cuándo se operan?

 

La cirugía está indicada en los siguientes casos:

 

  • Tumores productores de adrenalina (feocromocitomas).
  • Tumores productores de cortisol (síndrome de Cushing).
  • Tumores productores de hormonas masculinas (síndrome adrenogenital).
  • Tumores productores de aldosterona (síndrome de Conn).
  • Cáncer de suprarrenal (generalmente de gran tamaño y muy agresivo).
  • Incidentaloma > 4 cm (tumores descubiertos accidentalmente en una radiografía).
  • Metástasis única y aislada en suprarrenal de un tumor de otro origen.

 

¿Pueden operarse por vía laparoscópica?

 

Sí, de hecho deben operarse por vía laparoscópica pero antes de operar un tumor de surrarrenal hay que saber en cual de las dos glándulas (derecha o izquierda) se localiza el tumor.

 

Afortunadamente, en la actualidad existen numerosas pruebas de imagen que señalan perfectamente el lado de la lesión. La Tomografía Axial Computarizada (TAC), la Resonancia Magnética Nuclear (RMN), la Gammagrafía con I-colesterol y la Gammagrafía con MIBG (meta-yodo-bencil-guanidina) son pruebas muy útiles para saber en qué lado (derecho o izquierdo) se localiza el tumor.

 

En 1992 se realizó la primera adrenalectomía (extirpación de una glándula suprarrenal) laparoscópica. Desde entonces ha ido ganando más adeptos cada día hasta convertirse, en la actualidad, en la vía o técnica de elección (gold standard).

 

En comparación con la vía abierta tradicional, la cirugía laparoscópica ofrece muchas ventajas: menor dolor, menor estancia hospitalaria, incorporación laboral precoz y mejor resultado estético.

 

Sin embargo, no toda la cirugía suprarrenal puede o debe hacerse por vía laparoscópica. La laparoscopia está contraindicada (y por tanto indicada la vía abierta convencional) en los siguientes casos:

 

– Tumores de tamaño superior a 10 cm.
– Cáncer de suprarrenal.